Italia: ¡Zas! ¡En toda la boca!

Gracias, Italia. Gracias por proporcionarme El Padrino, Los Soprano, la pizza, mi nick y días como el pasado 22 de Junio. Os hemos vuelto a joder. ¡Viva!

La selección española de fútbol sala se enfrentará este domingo a Brasil en la final, anfitriona del Campeonato Mundial de la FIFA de este deporte minoritario, pero tan importante como cualquier otro cuando se gana.

Así es, después de un partido de infarto en el que muy bien pudo ganar cualquiera, la Roja se llevó el gato al agua como lo hacen los campeones: en el último segundo.

La primera parte nos dejaba un 1-0 que hacía presagiar algo grande. Sin embargo, España se durmió y tan sólo tras el golazo de Foglia en el que regateó a quien quiso, se contagió de la pelota. No sirvió de nada: salvo por ocasiones aisladas por parte de los dos contendientes y momentos de lucidez personal en algunos jugadores, el partido volvió a dormirse por momentos.

Y llegó la prórroga

La buena colocación de los de Venancio sirvió para que Fernandao enviase el balón a la red a falta de unos segundos para el final de la primera parte. El pabellón, con unas 4.000 personas, rugía animando a Italia y silbando a los nuestros. Será porque el 90% de los jugadores italianos son brasileños nacionalizados. Brasil B.

Y entre pitos y rugidos, Grana, que había salido como portero-jugador, enganchó un tiro desde la Conchinchina que sorprendió a Luis Amado, poniendo el 2-2 en el marcador.

Y he aquí el gran momento…

…el último segundo, la suerte del campeón, la injusticia favorable si queréis. ¿Recordáis aquello de “lo importante es ganar, aunque sea en el último segundo y de penalti injusto”? Pues esto es mejor todavía. En la última centésima de segundo, Foglia despeja un balón hacia su propia portería yendo en carrera. El balón toca en el poste y el italiano se la encuentra de nuevo. Gol en propia meta, polémica asegurada.

Algo que me sorprendió y que tal vez haya sido el error más grande de cronometraje de este partido (que siempre los hay, vamos) fue cuando a falta de 12 segundos, el balón sale fuera y entran a secar la pista con la mopa. El reloj sigue avanzando y lo paran en 9. Esos 3 segundos perdidos en el cronometraje de la televisión seguramente sean los causantes de todo.

Objetivamente, creo que el gol se marcó dentro del tiempo.

¿Qué se puede decir de ese “¡Zas! ¡En toda la boca!”? Después de la Eurocopa de Fútbol, puede parecer que queda todo dicho… pero no es así.

  • Final del Mundial de Taipei 2004: España 2:1 Italia
  • Final del Europeo de Portugal 2007: Italia 1:3 España

Arrideveeeeerci, lara lara laláaaaaa, arrideveeeeeerci, lara lara laláaaaaa

Así, España jugará su cuarta final mundial consecutiva, la tercera contra una Brasil con la que vamos 1-1 en nuestro marcador particular. ¿Ganaremos nuestro tercer mundial en 8 años? El domingo lo sabremos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: