Haaave you met In Treatment?

Hoy iba a hablaros un poco de True Blood, nueva serie de la maravillosa HBO (The Sopranos, Rome, Band of Brothers, etc) creada por el grandioso Alan Ball (Six Feet Under, American Beauty). No obstante, creo que antes de tirar un puñado de pétalos al ruedo de dicha cadena, debo haceros saber que odio un par de sus producciones.

In Treatment me parece sofocante, aburrida y carente de ritmo. Me puso la cabeza como un bombo después de ver tan sólo 7 de los 43 episodios. Tal vez después de esta crítica consiga que le tengáis tanta tiña como un humilde servidor, aunque no falta quien dice que es de las mejores series que ha visto.

Empecemos diciendo algo en lo que la serie sí se ha lucido: el formato de emisión. In Treatment es una serie que hay que ver con tranquilidad, sin atosigarse a base de ver 6 episodios consecutivamente. Como algunos ya habréis adivinado por el título, la serie cuenta un tratamiento, o más bien cinco tratamientos distintos.

El Dr. Paul Weston (Gabriel Byrne) es un psicoanalista que cada día, de lunes a jueves, recibe a sus pacientes para terminar, el viernes, yendo a visitar a Gina, su propia psicoanalista. Y así tal cual la han emitido en la HBO: durante 9 semanas, 5 días a la semana, 30 minutos al día. Uno de los puntos fuertes de este formato es que, si no te gusta uno de los pacientes, puedes saltártelo porque no afecta al resto. ¿Que solamente puedes ver la serie los lunes durante esas 9 semanas? No hay problema, y además te encontrarás con la paciente guapa en tu televisor.

Laura, interpretada por Melissa George (vista en Alias), es una joven con problemas de pareja. Un día, su novio decide darle un ultimátum: o nos casamos, o lo dejamos. Ella, ni corta ni perezosa, se dirige al bar más cercano con una amiga, con el sano propósito de pasárselo bien, emborrachándose y pillando al primer tío que ve. Caza a algún insensato (¡quién fuese insensato!) al que hace feliz en el cuarto de baño y termina sintiéndose mal, pasando la noche fuera de casa hasta la hora de ver a su psicoanalista. A los 20 minutos de hablar con el Dr. Weston, salta el bombazo: “Estoy enamorada de usted”, le dice. El pobre Paul, que no sabe dónde meterse, permanece estoico y le dice que eso no es verdad, que es algo mental y que vuelva la semana que viene. Exactamente lo que yo hubiese hecho, sí señor.

Los martes nos encontramos a Alex (Blair Underwood, visto en Dirty Sexy Money), un piloto del ejército, chulo y arrogante, que se resiste a ser tratado. Tal vez es el que más me intrigó en su puesta en escena. Le gusta tener todo controlado, y lo tiene, salvo a sí mismo. Creo que ni él sabe por qué tiene que ir a un psicoanalista.

-¿Por qué estás aquí?
-Resulta que un día solté una bomba y maté a 16 niños iraquís.
-¿Te sientes mal por ello?
-No, no. Yo solté la bomba donde me dijeron que la soltase. Soy un soldado, cumplo misiones y vuelvo a casa tan tranquilo.
-¿Entonces cuál es el motivo de tu visita?
-Me dio un ataque al corazón corriendo una maratón. Me dijeron que tenía un 3% de probabilidades de seguir vivo, y aquí estoy.
-¿Y qué sientes?
-Nada.

Chulo como un ocho. Olé tus huevos.

Sin duda, los dos anteriores fueron mis personajes favoritos, pero los miércoles me sacaron alguna sonrisa. Sophie es una niña que sólo va a ver al Dr. Weston para que certifique que no está loca. “¿Y qué hiciste para que crean que estás loca?”, le preguntan. “Pues nada, doctor. Iba con mi bicicleta y choqué contra una loca que iba en coche.”

No tarda en salir a la luz que la niña puede querer suicidarse en su subconsciente. Cosas de loqueros, a mi no me miréis. Se lleva mal con su madre y tiene un accidente: suicida seguro!

Finalmente, los jueves recibimos la dosis de polémica social que le faltaba a la serie: una pareja que va al psicoanalista para que éste les diga si deben abortar o no. Los vi muy sosos, la típica pareja en la que uno desconfía del otro. La puesta en escena es de lo más típica: la mujer llega tarde. Tópicos a parte, discuten durante 20 minutos y, cuando el doctor ya está hasta los huevos de ellos, les suelta un “pues abortad de una puta vez”. Por primera vez te sientes identificado con el pobre Paul Weston, y es que tú llevabas pensando lo mismo un rato largo. Pesaos.

Visto lo visto durante toda la semana, no es de extrañar que Paul Weston necesite también su propia terapia. Así pues, va a visitar a Gina (Dianne Wiest), su antigua psicoanalista (y mentora). Gina me ha dado la impresión de ser una mujer falsa, y no me refiero a que su entrepierna abulte. Recibe a Paul con una sonrisita en la cara. “Jiji, hola Paul, jiji, ¿quieres unas pastitas con el té? jiji”; puta. A la primera que puede, le echa en cara cosas del pasado a su paciente, así, para que se le atraganten las pastitas.

Sin duda, los viernes serían un día de internamiento en la mente humana, tal vez hasta sería interesante ver la evolución de los personajes si hubiese sido capaz.

 

En resumen, la serie puede resultar interesante pero se hace realmente muy pesada. Estaréis pensando en probarla y eso está bien, pero yo sólo conseguí ver una semana completa y luego seleccioné dos episodios más de los personajes que más me gustaban. Total, para terminar con la cabeza como un bombo, como dije antes.

Antes de finalizar, quiero explicar eso de “la cabeza como un bombo”. En los episodios no se hacen flashbacks mientras el paciente explica sus vivencias, simplemente habla. Un salón, unos muebles y dos personas hablando. Eso es toda la serie.

Ahora seguramente entenderéis el por qué no se deben ver varios episodios de forma consecutivamente: vuestro psicoanalista no lo recomendaría.

 

 

Anuncios

5 comentarios

  1. […] que emitiesen en la encuesta nos sugieren algunas comentadas por Capuleto como: Six feet under, In treatment y Carnivale. Aunque en los comentarios mucha gente suplica por Los Soprano; con suerte caen […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: